DERMATOLOGÍA: ASPECTOS QUE ABARCA LA ESPECIALIDAD (1º parte)




Según la edad de aparición podemos hacer una primera clasificación
Enfermedades de la infancia como las Dermatitis del pañal, la Dermatitis Atópica, Dermatitis Seborreica, los Moluscos contagiosum, Verrugas víricas, los Eccemas salivares, Milarias sudorales, Impétigo, Exantemas víricos o infecciosos como la Varicela..., Angiomas, Nevus congenitos, Enfermedades genéticas, Tiñas...

Enfermedades de la adolescencia y Juventud como el acné. Es uno de las principales enfermedades de la piel que vemos los Dermatólogos y por ello voy a hacer especial mención.
El acné suele tener un comienzo en la adolescencia, en torno a los 13 o 14 años, si bien vemos casos de acné más precoces y casos de comienzo mucho más tardío. Existe la falsa creencia de que el acné es un proceso leve que dura unos pocos años y se resuelve expontáneamente en un corto periodo. Si bien es cierto que hay acnes muy fugaces, vemos muchos acnes de larga evolución, que afectan a personas de 30 y 40 años. Estas personas se suelen sorprender y es muy común la queja en el dermatólogo mencionando que cómo a su edad se puede tener acné. Existe un acne juvenil más comedoniano y leve y un acné algo más tardío, que suele ser más inflamatorio.

El tratamiento del acné es muy variado y complicado. A pesar de ser una patología más o menos leve tiene una fisiopatología complicada y una gran variabilidad. Por ello se llama polimorfo pues tiene diferentes formas. El acné tiene lesiones muy variadas como son el comedón abierto, comedón cerrado, la pápula, pústula, nódulo e incluso quistes. Asi tenemos acné eminentemente comedoniano y otros con componente inflamatorio (pápula, pústula o quistes profundos).

Ante un paciente con acné el acto médico parece sencillo, aunque no lo es, ya que no hay un protocolo de actuación. A la hora de indicar un tratamiento hay que valorar múltiples aspectos y barajarlo todo. Tendremos que tener presente el grado de acné, ( leve, moderado o grave) el tipo de lesión predominante ( comedones, pápulas, pústulas..), los tratamientos previos que ha recibido el paciente y cómo le han ido, la tolerancia de cada piel, ya que a menudo los tratamientos pueden irritar y no todas las pieles toleran los mismos productos, el grado de afectación emocional del paciente y el grado de motivación, la secuela que está dejando, cicatrices superficiales o profundas, la manipulación de dicho acné ( lesiones excoriadas por el paciente), los cosméticos que utiliza el paciente, pues muchos pueden agravar el acné... Todos estos factores hay que tenerlos presentes a la hora de iniciar un tratamiento.

Con respecto a la influencia de la alimentación en la génesis del Acné los estudios no son del todo concluyentes. Hay quienes afirman el influjo de la alimentación, y otros afirman que no influye en absoluto. Hasta la fecha ningún estudio ha demostrado una clara relación entre la alimentación y acné. En mi experiencia no he podido comprobar un influjo claro de la alimentación en la evolución o génesis del acné. La mayoría de los Dermatólogos hoy en día no ponemos apenas restricciones dietéticas.
Los únicos factores conocidos actualmente y que en mi experiencia efectivamente tienen un influjo en la evolución y génesis del acné son el factor genético, la situación hormonal, los cosméticos que utiliza el paciente y el estado emocional.

Patología del adulto: abarca toda la dermatología en general: Eccemas, Psoriasis, Pustulosis, Acné, Verrugas, Erupciones medicamentosas o alergicas, Enfermedades ampollosas, Infecciosas ( herpes, Impétigo, Micosis, Lepra, Tuberculosis, Varicela..), Nevus, Tumores benignos o Cancer de piel, Vasculitis, Colagenosis, Lupus, Sarcoidosis, Granulomatosis, Ulceras, Patología solar,....


Solicitar más inforamción
Compártalo en su red social: